Una serie de artículos DESDE UNA VERDAD INCOMODA, PERO PRESENTE. La delincuencia en Chile

Una serie de artículos DESDE UNA VERDAD INCOMODA, PERO PRESENTE

La delincuencia en Chile

 

A raíz de una conversación que se dio en un grupo de vecinos debatiendo sobre una nota en el diario sobre las comunas que son destinos favoritos para criminales y por el terrible incremento de delitos entre robos y asaltos con distintos grados de violencia en mi querida comuna de La Reina, una vecina pregunta desesperada mente ¡¿porque se da esta situación!?, y otra vecina declaró con toda propiedad y cito: “Porque cada día hay más pobreza ya que la educación no es una prioridad y cuesta mucho sacar a los Cabros de la droga ya que no tienen muchas opciones en un ambiente tan hostil”.

Si bien su declaración no está fuera de contexto ni tampoco tan errada, el problema radica en que, bajo ese prisma, y del que la gran mayoría de los chilenos toma como fundamento principal del problema, implica que toda persona pobre o humilde económicamente es intrínsecamente mala, violenta y en pocas palabras…criminal.  He tenido la bendición de tener amigos sumamente humildes que eran increíblemente buenas personas, con un nivel de honradez, inocencia y transparencia que ya no es usual y virtudes de los que muchos se burlan evidenciando inmediatamente otro tipo de pobreza interior.

He trabajado directamente con personas tan, tan pobres económicamente, que viven en condiciones menos que mínimas, sin las comodidades que nosotros damos por sentada o creemos que están por defecto en nuestro entorno, y cuando reciben algo de ayuda ¡se lo dan a alguien más! Y cuando pregunté ¿porque hacían eso?, me respondían, es que él o ella, lo necesita más que yo…… es para alguien que está aún peor que ellos y ni siquiera lo piensan dos veces antes de hacerlo, solo lo hacen.

Yo mismo he pasado por momentos económicamente duros que según algunos indicadores podrían ser diagnosticados como pobreza y al igual que todo lo anterior que les contaba, eso no significa, ni me define automáticamente como un Delincuente, asaltante, drogadicto, que lleve violencia y miedo a todos lados donde voy, etc.

El problema de la delincuencia en nuestro país tiene muchas variables sociales, pero en general no es exclusivamente ser pobre. Uno de los principales problemas fundamentales y de esos que son secretos a voces, radica en el sistema judicial, la gran puerta giratoria, un bug, en el sistema de restauración del orden y el diseño fundamental de cada ley y de cómo interactúan entre ella.

Este problema queda expuesto cuando los fallos de tribunales o los abogados hablan que la ley fue “interpretada”, de tal o tal forma. La lógica y la razón dictan que la ley es la ley, una y pareja para todos. Pero en nuestro sistema judicial, Chile ha permitido que las leyes sean interpretables, lo que significa que son relativas, incluso subjetivas, lo que significa a su vez, que cada persona la verá de forma diferentes, según sus propias conveniencias en este caso. ¿tiene algún sentido?, absolutamente no. Esa es una de las causas principales, el diseño de las leyes y como cientos de parches tratan de solucionar el problema empeorándolo aún más. ¿Cómo veo yo la ley?, para mi la ley debe obedecer a una arquitectura protocolar que sea capaz de evidenciar predictivamente múltiples situaciones y sus respectivas soluciones. Algunos abogados me han dicho que es así, pero en teoría tal vez y no en práctica.

Todos los esfuerzos de carabineros, PDI y las diferentes seguridades ciudadanas, no son solo ignorados por este fallido sistema, si no que se burlan de ellos. Ciertamente los desempoderar cada vez más para darle ese espacio a los criminales. Por otro lado, los derechos humanos que en este país son pesimamente mal entendidos, arbitrarios, unilaterales y la gran mayoría solo los asocia a problemas políticos y no a un derecho básico mundial.

Un caso relativamente reciente que evidencia este problema es el de un juez de San Antonio, quien dejó en libertad a tres individuos que al ser controlados por carabineros encontraron en la maleta de su vehículo bastantes armas de fuego y municiones como para una pequeña revolución, ciertamente ilegales. El accionar lógico de carabineros fue detener a estos delincuentes, cosa que yo estoy seguro que cualquiera que este leyendo este artículo lo habría hecho también. Pero el juez los dejó en libertad pues estimó que la detención había sido “ilegal” ya que era un control de tránsito y no tenían por qué revisar la maleta…. ¿?…. ¿se me olvido mencionar que estos individuos ya tenían antecedentes por tráfico de armas?.. así es…pero en nuestro brillante sistema judicial no se permite al juez ver o revisar antecedentes de los criminales para “no crear prejuicios” sobre ellos si vuelven a delinquir….¿debe ser broma?! dirán muchos, pero es así. De todos modos, aunque este juez no hubiese revisado antecedentes, la pura y limpia lógica dictaba que estos tipos no andaban en nada bueno y merecían seriamente la detención e investigación. Pero NO, este juez incluso capaz hasta les haya pedido perdón, les haya servido un café y no me extrañaría que les hubiera abierto la puerta para que salieran. ¿Cómo creen que se sintieron carabineros en ese momento?… ¿se imaginan la impotencia, la frustración?, ellos hacen su trabajo, arriesgan su vida para que luego un juez, del que tengo serias dudas de sus competencias, habilidades y conocimientos necesarios para ejercer su cargo, los haya dejado tranquilamente en libertad, y después queremos que carabineros se ponga la camiseta y se las juegue por el país, por todos nosotros ¿de verdad creemos que tenemos el derecho de exigirles esto si no hacemos nada contra ese sistema y los dejamos solos?

Ahora, sé que más de algún lector va a hablar de abusos y que los “pacos” allá y los “pacos” acá, pero ¿a quiénes son los primeros que llaman cuando tiene problemas?. A los que están criticando interiormente les pido reflexionar y hacerse esta pregunta…. ¿Qué tan responsable soy yo del actuar de carabineros ante la situación que me pueda afectar?, el chileno es muy bueno para tratar de responsabilizar a alguien más. Si nos hiciéramos responsables de todo lo que hacemos nuestra curva de aprendizaje seria enormemente mayor y mejor.

Unas semanas después que este juez dejara en libertad a estos criminales un carabinero es asesinado en un control. El país, lo llora, el presidente de la nación acompaña a la familia con palabras de aliento. Las armas que se usaron para quitarle la vida….ilegales….. ¡hey!, ¡pero si acababan de detener a unos tipos relacionados con ventas y trafico de armas!…. no me extrañaría en lo más mínimo que los asesinos de este carabinero fueran clientes de los tipos que el juez dejó en libertad. Tal vez eran los mismos. Yo digo en una simple reflexión, análisis y evaluación; la sangre de ese carabinero, de quien sabe cuántos carabineros y civiles más está ahora en las manos de ese juez INCOMPETENTE Y SIN CRITERIO que dejó en libertad a varios traficantes y vendedores de armas solo facilitándoles el trabajo. Por otro lado, si nos ponemos creativos, ¿Por qué no pensar que él también podría estar involucrado en esta red de tráfico?, después de todo el trafico de armas es el negocio más lucrativo del mundo. Después lo siguen las drogas.

Recuerdo cuando yo era niño igualmente existía la delincuencia, pero no teníamos el nivel de agresividad y violencia de hoy en día. Con suerte el ladrón te levantaba a garabatos y lo más terrible eran amenazas con algún cuchillo, pero rara vez había agresión física. ¿Qué paso entonces?…. y esto es algo que a los millenials no les va a gustar ya que defienden tanto la inclusión y la igualdad. Gran responsabilidad de la evolución en los altos índices de violencia lo tiene la descontrolada y totalmente descriteriada avalancha de extranjeros a nuestro país. Así, es, aunque a muchos no les guste, la gran mayoría de los extranjeros que han llegado no son de lo mejor e importan sus malas costumbres. Para peor, como el chileno no tiene un sentimiento nacionalista, es más fácil y mucho más seductor copiar las cosas traídas de afuera, hábitos, costumbres, metodologías, etc, eso en general nos hace sentir más…cool.

Y por favor no me mal entiendan, yo estoy completamente a favor de la diversidad cultural ya que social y evolutivamente la diversidad da la ventaja de resolución de problemas y antes de seguir debo destacar que esto es un general y que ciertamente como en todo hay excepciones y hay muchas personas que son de gran aporte. De hecho, todo lo que escribo, mucho más que una opinión personal, es una verdad innegable y me estoy basando en el análisis del problema fundamental en base a hechos, cifras resultados y evidencias.

La extrema llegada de colombianos trajo en una primera ola gente que venía literalmente arrancando de su país y no como los venezolanos que tienen problemas políticos, venían arrancando de su propia ley, lo peor de los narcos que venían arrancando de su país y como todos sabemos los códigos culturales van cambiando de país en país e incluso en diferentes zonas dentro de un mismo país. Bueno, los narcos vieron oportunidades en Chile gracias a un débil sistema social y a un peor sistema judicial que solo les facilitaban las cosas. Importaron sus códigos sociales criminales en los que intrínsecamente están inscritos la violencia, abuso, imposiciones, chantajes, creación de redes, operación en base al miedo, secuestros, extorsiones, terrorismo, etc. Y de a poco vemos como la escala de violencia se hace mayor. Antofagasta se ve inundada de colombianos y sus calles son más peligrosas que nunca, al centro de Santiago ya no se puede ir prácticamente sin esperar a ser asaltado por grupos colombianos.

Podría seguir horas y horas analizando las diferentes culturas que han entrado a Chile y que desgraciadamente han dejado un aporte más negativo que constructivo. Pero ¿porque pasa eso?, es simple. Porque lo permitimos. Durante muchos años en la década de los 70, 80 y 90 los extranjeros que llegaban a Chile venían ya a tomar algún puesto de alto rango jerárquico en alguna compañía, y el chileno los validaba inmediatamente como alguien superior. Les dimos el espacio y la credibilidad necesaria para que se empoderaran de nuestra perspectiva hacia ellos.

Muchos le echan la culpa a la educación y efectivamente tienen razón, pero una buena educación en un establecimiento académico, ya sea colegio o universidad no sirve de nada si el entorno en donde se desarrolla la persona no es sano, el primer entrono es nuestra casa, luego el barrio con nuestros amigos, luego el colegio, la universidad y el trabajo y ¿Quién es responsable del desarrollo de ese entrono?…..¿las autoridades?, bueno, no. Ellos deben facilitarnos las cosas y darnos muchas veces las herramientas, pero la responsabilidad es nuestra y ¿si no nos dan las herramientas?, las buscamos o creamos nosotros mismos, como decía mi abuela: “más discurre un hambriento que cien letrados”, es decir, que si la necesidad es tan urgente debemos buscar los mecanismos necesarios para lograr los propósitos siempre desde una buena moral, ética y sobre todo colaborativa. Debemos hacer lo necesario para sanear o construir entornos sanos para nuestros niños y para nosotros mismos, es nuestra responsabilidad.

Los chilenos tienen un gran problema, dentro de muchos, y es que siempre reclaman, rara vez acompañan ese reclamo con una solución y siempre, siempre, demandan que: “alguien haga algo”….yo les pregunto…¿Qué hacen ustedes para solucionar esos problemas?….. se que hay muchas personas que hacen muchísimo, pero desgraciadamente son la minoría y esa minoría es rara vez escuchada por la mayoría y pero aún esta mayoría se sienten expertos en tooodo tema y siempre de una u otra forma encuentran como desmotivar a los que si quieren hacer un cambio.

Los problemas de delincuencia han crecido porque en gran medida nosotros hemos dejado el espacio. Hemos sido autocomplacientes esperando que “alguien haga algo”… es duro admitirlo, pero es así y no nos hacemos responsables y en nuestro país no va a venir un genio de una lampara, ni menos algún político a salvarnos, la salvación depende de nosotros, está en nuestras manos. No hacemos las denuncias cuando se debe, y es tan importante hacer las denuncias porque depende de ellas la cantidad de recursos que se le asigna a la unidad de carabineros de cada comuna. Lo mejor que hacemos es fortificar nuestras casas. No nos importa quien vive al lado, lo hacemos sin conocer a nuestros vecinos, sin crear relaciones de confianza con los vecinos ¿porque creen que de repente hubo un boom de grupos de seguridad de WhatsApp?… ¿para hacerse amigos?, nooooo, es para sentir y convencernos que cuando no estamos en casa alguien está cuidando.

Ciertamente en muchos lugares los grupos bien organizados han funcionado de forma extraordinaria y la unión que tienen no tiene precedentes, pero desgraciadamente la histeria y el pánico colectivo ante algún asalto lleva a la formación de estos grupos que en su gran mayoría tiene un tiempo de dispersión predictiva terriblemente alto dado al altísimo nivel da falta de compromiso a largo plazo, todos quieren, esperan y demandan resultados inmediatos, pero no se dan cuenta que esos entrones hay que construirlos, evaluarlos e ir mejorándolos, y NADIE lo va a hacer por nosotros, y si es un nosotros, porque un barrio sano es trabajo colaborativo en equipo, les guste o no.

La delincuencia tiene muchos factores asociados, pero el principal es la falta de colaboración entre todos nosotros, entre los chilenos. Debemos volver a amar a nuestro país. Ya nadie canta el himno con orgullo, solo pasa cuando hay algún partido de football importante. El problema es que ¿Cómo vamos a amar algo que nos trata tan mal?, debemos no solo pedir, sino que, hacer que las autoridades se den cuenta que están en esa posición jerárquica porque nosotros los pusimos ahí, fuimos nosotros quienes los elegimos, y si gobiernan mal en cierta medida también es responsabilidad nuestra porque la mecánica de funcionamiento básico de cualquier sociedad, empresa o país pasa por la gente, es la gente la que lo hace funcionar y es esa voluntad de querer colaborar para mejorar ayudando a los demás es lo único que nos puede sacar adelante. Las autoridades están en eso, una posición de autoridad, pero el liderazgo, lo tiene la gente.

El año 2015 un estudio que se realizo en todo el mundo determinó que Chile es el segundo país más individualista del mundo. El primero es Inglaterra y les aseguro que de alguna forma los que están leyendo están pensando que Inglaterra les robo el puesto. Tal como pasó con el terremoto 8.8 a los meses después Japón tuvo uno más fuerte y el primer comentario fue que habíamos perdido el lugar. ¿Qué tipo de motivación obsesiva competitiva tenemos? ¡Incluso por lo malo!

Al ser individualista por definición significa que no somos colaborativos, y si creen que el chileno es solidario porque cada vez que hay un desastre donamos algunas cosas, están tan, tan equivocados.

Solo cuando mejoremos nuestra capacidad de reconocer el problema y tengamos la voluntad y disciplina para querer solucionarlo vamos a salir del circulo que nos tiene atrapados hace décadas buscando culpables y dejando que las soluciones se diluyan en el tiempo.  Chile no ha progresado como país, ha evolucionado y se ha movido ciertamente, pero una evolución que es socialmente orgánica es esperable pese a cualquier panorama, puede ser menor o mayor en el tiempo, pero progreso no hay.

Finalmente es responsabilidad de todos terminar con ese prisma socialmente dañino y que solo logra radicalizar aún más la polarización entre los que tienen y los que no, de plaza Italia hacia arriba o hacia abajo, debemos terminar ese pensamiento que la gran mayoría de la gente tiene asociando la pobreza o humildad con delincuencia.

 

Andrés Obrador

Acerca de Andrés Obrador 4 Articles
He dedicado los últimos diez años a comprender el comportamiento humano en diferentes sociedades, culturas y organizaciones. Como tomamos decisiones, como nacen los Líderes, como colaboramos y como nos inspiramos. Soy un guardián del balance. Busco un sano equilibrio entre el desarrollo de las personas, lograr su potencial y su realización tanto personal como profesional.